Rusadas: La banya

Hacía tiempo que quería ir a la banya (баня), concretamente desde que llegué a Rusia, pero entre unas cosas y otras no había tenido la ocasión de hacerlo. Dicen que es un sacrilegio venir a Rusia y no probar la banya. Por suerte yo he podido hacerlo antes de regresar a España.

Podríamos decir que la banya es la sauna rusa. Es el resultado del precipitado de un baño de vapor, una sauna seca, un “masaje” y múltiples inmersiones en agua helada. Se trata de una tradición muy arraigada  y uno de los entretenimientos populares más extendidos entre la sociedad rusa.Allí la gente no solo va con la intención de lavarse, sino que también la utilizan como punto de encuentro con amigos, para celebraciones, fiestas, o simplemente para descansar y relajarse. Sobre el tema mucho se ha escrito y mucho se ha hablado, de hecho si queréis conocer los usos y costumbres en la banya no podéis dejar de ver la película: Ironia Sudbi (subtítulos en inglés), todo un clásico del cine soviético en el que el protagonista celebra la nochevieja yendo a la banya en Moscú con los amigachos y emborrachándose allí (no hay nada más ruso en la vida), los amigos lo montan en un avión con destino a San Petersburgo y hasta bien entrada la película no se da cuenta de que está en otra ciudad porque en la época soviética los edificios y los nombres de las calles eran iguales en todas las ciudades.

Anécdotas aparte el funcionamiento de la banya sería el siguiente:

1) Reservas la banya. Las hay públicas pero yo fui a una en la que podías alquilar las salas por horas. Allí había una sala con mesas, sofá  y una gran piscina de agua helada. Al lado el habitáculo de la banya (parilka) con una bancada de madera y una estufa de piedras había  una ducha. La que fui yo no es una banya tradicional sino una adaptación moderna. Para muestra un botón:

banya

2) La sala de vapor está a unos 90 grados, de modo que lo que se siente al entrar es una gran bofetada de aire caliente y conforme van pasando los minutos notas cómo el mero hecho de respirar se convierte en una ardua tarea. Se tiene que estar ahí dentro todo el tiempo que se aguante y después de eso tirarte al agua helada. Se hace esto unas tres veces y seguidamente viene el “masaje”. Lo entrecomillo porque este masaje no tiene nada que ver con lo que nosotros entendemos por masaje.

3)El masaje: Se sube la temperatura de la sauna añadiendo agua para crear vapor y seguidamente alguien te azota (Sí sí, te azotan, nada de andarse con zarandajas) con unas ramas de abedul que previamente se han remojado durante 30 minutos (por lo menos las hojas estaban blandas). Si vas solo a la banya por lo visto también es costumbre que uno se azote solo a sí mismo. Esto se hace para activar la circulación

дубовый

asd4you.ru

3) Entre entrada y salida de la sala de vapor se suelen sentar para tomar un té y recuperarse del agua perdida allí dentro que, creedme, no es poca.

Resultado:  A pesar de que explicado así suena un poco extraño, incluso algo masoquista, debo decir que después de la banya se siente una como nueva, más ligera e  incluso la piel está más suave e hidratada. En conclusión una lástima que no haya descubierto antes la banya, de lo contrario habría ido cada semana durante mi estancia aquí.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s